preloder

Llegaron las Fiestas Patrias y con ello, las celebraciones asociadas al consumo de comidas y bebidas,  lo que nos deja expuestos a riesgos provocados por la ingesta de azúcares, carbohidratos (harina) y alcohol, además del popular asado. Estos alimentos generan acidez en la boca y  un ecosistema viable para el aumento de la flora bacteriana, que se traduce en caries a largo plazo y en Gingivitis (inicio de la enfermedad periodontal).

Por esta razón, hemos dedicado este artículo para entregarte cinco sencillas recomendaciones para mantener tu higiene bucal y proteger tus dientes, sin que te prives de disfrutar:

1. Lavarse los Dientes

Lavarse los dientes, mínimo dos veces al día, reducirá la acidez presente en la boca. Esto, teniendo en cuenta que, en estos días, despertamos más tarde y cambiamos los horarios y hábitos alimenticios.

2. Pastas de Dientes y Enjuague Bucal

Cómo método de prevención, se recomienda usar enjuague bucal, de preferencia sin alcohol, con el apoyo de un buen cepillado. Además, se sugiere llevar una pasta dental personalizada si se viaja con niños, dado que las pastas de ellos y las de adultos varían en composición y cantidad de flúor, ayudando a prevenir las caries en cada caso.

3. Uso y Traslado del Cepillo Dental

Si vas a salir de tu casa o residencia, es aconsejable que lleves tu cepillo de dientes. Recuerda que éste no dura para siempre -en el mejor de los casos, de dos a tres meses-, por lo que se debe reemplazar una vez cumplido ese plazo de tiempo.

4. Consumo de Cigarrillos

Está científicamente comprobado que fumar repercute en las encías, por ende, aumenta las probabilidades de padecer de Gingivitis. Asimismo, se evidencia un cambio notable en la coloración de los dientes, tomando un tono amarillento, poco estético. En lo posible, evítalo.

5. Ingesta de Alcohol

El esmalte de los dientes es el tejido más duro de nuestro organismo (solo lo raya el acero). Sin embargo, esta fortaleza puede verse afectada por la presencia continua de ácidos y azúcares.  Así, el esmalte se erosiona de forma progresiva y no es posible recuperarlo. Si vas a tomar vino, bebe un vaso de agua entre copas: eso dificultará la adhesión de los pigmentos del vino al diente, evitando el cambio de coloración.

Y por último, ten en consideración que si ya tienes el hábito de cepillarte los dientes tres veces al día y usar hilo o seda dental, no hay de qué preocuparse. La superficie lisa de los dientes limpios hará que los pigmentos del vino no se adhieran. Si no tienes esta costumbre, ¿qué esperas para implementarla?