preloder

Existen muchas variables que afectan el color que es percibido. En  el capitulo pasado ya mencionamos los elementos del entorno que pueden afectar a la selección del color, ahora vamos a enfocarnos en los factores relacionados con el objeto observado (en este caso los dientes) y los asociados con el observador.

FACTORES RELACIONADOS CON EL OBJETO

Los colores en los dientes naturales no se presentan de manera uniforme, es por ello que en cada diente no podríamos establecer un color único, pues estos se encuentran distribuidos de manera tal que la medición del color se verá influenciada por la sección del diente en la cual el observador ponga atención a la hora de medir el color. Además en un mismo diente, la disposición anatómica, los diferentes grados de reflexión, la absorción de la luz y los grados de translucidez hacen que mínimos cambios de color en su superficie determinen que la percepción del color sea compleja tanto al ojo humano como a la interpretación instrumentada.

El color natural de los dientes depende de su capacidad de modificar el color de la luz incidente. El efecto total de color de un diente natural es el resultado de la combinación de la luz reflejada por la superficie del esmalte, y la absorbida y reflejada por la dentina y el esmalte juntos.

FACTORES RELACIONADOS CON EL OBSERVADOR

La valoración del color por parte del observador dependen de su comportamiento respecto al estímulo que se esta observando. De allí que estas mediciones se puedan ver afectadas por la presencia de ceguera de color, fatiga, la edad, nutrición, medicamentos, emociones circunstanciales y la exposición visual previa, así como la interpretación personal de cada observador. De esta manera el Odontólogo a la hora de tomar la decisión de elegir un color definitivo para una restauración deberá tomar en cuenta las condiciones psicofisiológicas a las cuales esta sometido a la hora de tomar el color.

Es importante mencionar que el trabajo excesivo del órgano ocular provocan un agotamiento de las células fotosensibles haciéndolas poco reactivas a intensidades de luz elevadas. Cuando se evalúan múltiples colores de forma consecutiva, el profesional debería tomar un pequeño descanso entre la confección de las restauraciones. Esto eliminaría los problemas asociados al contraste sucesivo y a la fatiga ocular, mejorando la selección precisa del tono del diente.

La evaluación visual del color es un método subjetivo. Puede mostrar resultados poco fiables e inconsistentes en las especificaciones de la percepción del color entre observadores y también en un mismo observador en distintos momentos.