preloder

Alguien podría decir “mi labor es la odontológica, es ahí donde están mis talentos y a esa labor me limitaré”. Sin embargo, si amplías la mirada, vas a percibir que ampliar tu atención hacia otras aristas en torno a u tarea odontológica puede mejorar la gestión de tu clínica en general, y el bienestar de tus pacientes. Si tus pacientes se sienten bien, van a volver a tí, y eso es lo que todos queremos, ¿no?

Educar a tus pacientes respecto a los procedimientos que vas a aplicar puede traerte enormes beneficios. Primero que nada, un paciente informado sobre los tratamientos, y que entiende bien las causalidades y beneficios, va a estar más dispuesto a aceptar de buena gana ese tratamiento. Si te es posible, busca ejemplos con los que el paciente pueda relacionarte y con ello aumenta su confianza.

Segundo, sabemos que hoy en día los pacientes usan internet para averiguar sobre enfermedades y tratamientos. Si inviertes algunos minutos de tu tiempo en explicarle al paciente cada procedimiento y responder todas sus preguntas, será más fácil ganarte su confianza. Entrégales contención a tus pacientes por la vía de tomarte el tiempo de responder a sus preguntas, y vuélvete así un indispensable. Un paciente que confía en tí será más proclive a mantener una relación de largo plazo y a recomendarte a sus amigos y familia.

Y tercero, si te dedicas a la enseñanza, a simplemente clarificar dudas que tienen los pacientes de tu clínica, eso se convertirá rápidamente en un sello que puedes desarrollar por distintas vías. Si tu y tu clínica adquieren la reputación de ser un lugar educativo y didáctico, donde no sólo se reparan sonrisas si no que se explica cómo y por qué de manera abierta, esa reputación podría significarte la entrada a conferencias y distintas instancias donde dar a conocer tu trabajo.

Definitivamente, una clínica bien gestionada se precia también de construir confianza con sus pacientes, y la vía de la educación puede ser una excelente ruta para trabajar confianza paciente-odontólogo.