preloder

Álex Saldarriaga, CEO de DENTIDESK en EE.UU, explica qué beneficios son necesarios relevar para convencer a los  odontólogos de la importancia de utilizar la herramienta. Además, destaca el potencial que ve en la empresa y cómo aportará en sus desafíos de expansión.

Álex Saldarriaga es un innovador por excelencia. Ha fundado y presidido compañías que más allá de ser un fructífero negocio, han significado un aporte social en los tiempos que corren. Tal ha sido su contribución, que lo ha hecho merecedor de importantes reconocimientos, entre ellos, el Business Person of the Year (2007) y el  Renaissance Center Emerging Entrepreneur Award (2005).

Graduado de la UCLA Anderson School of Business Management Development for Entrepreneurs Academy. Nació en Colombia y a los 17 años se fue a vivir con su madre a Estados Unidos. En 2003 creó la firma proveedora de servicios de asistencia domiciliaria para personas mayores Home Health Advocates, de la cual fue CEO hasta 2012. También fue co-fundador, presidente y CEO de Renewable Solutions International, un proveedor de energía alternativa mediante el uso de biocombustibles, tecnologías solares y eólicas.

Actualmente, dedicado a globalizar DENTIDESK, como CEO de la empresa en Estados Unidos, explicó el potencial que ve en la misma y cómo aportará a los desafíos que tiene de expansión tanto en Norteamérica, como en otros continentes del mundo, en especial, Latinoamérica, un mercado donde ve grandes oportunidades.

-¿Cuáles es el escenario que proyecta para DENTIDESK?
Estamos en un área en la cual las compañías todavía operan de una manera muy anticuada a nivel mundial. Las empresas grandes de medicina se han actualizado, pero a los dentistas los han dejado atrás. Es como si fueran empresas demasiado pequeñas para ser importantes para los grandes jugadores. Entonces veo una oportunidad grandísima de poder hacer un cambio, de ayudarles a los odontólogos a que sus prácticas sean vistas como un buen negocio.

– Durante estas semanas estará participando en el programa Startupbootcamp Scale Digital Health Miami, ¿qué herramientas cree que le aportará  y serán claves para avanzar en el proceso de crecimiento?
Queremos integrarnos a todo lo que el dentista necesite, cosa de que nunca tenga que cerrar la página de DENTIDESK, ya sea para ordenar sus insumos, conectar con rayos x, laboratorios de sangre, etc. En el programa, una de mis metas es integrarnos a los seguros médicos y con la mayoría de personas que pueda, personajes de decisión e importantes en universidades, centros médicos, servicios de salud y especialmente, en el mundo hispano, porque es la población que está creciendo más rápido en Estados Unidos y en pocos años seremos la minoría más grande. En Florida, la mayoría de los habitantes son hispanos, un 80% y, que no habla mucho inglés, entonces ahí vemos una gran oportunidad, nos da una entrada principal.

 

-¿Cómo ve a DENTIDESK en tres años?
Será una compañía con un punto especial en la inteligencia artificial. Queremos incorporarla para que cuando un paciente llegue a la clínica y antes de hacer un examen de rayos x, por ejemplo,  la máquina esté diciendo qué debe mirar el odontólogo y prestar sugerencias de diagnóstico y tratamiento. En corto plazo, la conexión con las máquinas y software que hacen el diseño y las piezas de las coronas y puentes pequeños. Como estamos trabajando con universidades, tenemos una gran oportunidad de juntar nuestra idea con la de ellos y de esa forma, entrenar a una máquina para que aprenda y pueda distinguir con un rayo x qué problemas tiene el paciente y sus tratamientos.

-¿Cree que con esto se dará un mejor servicio, que la gente será mejor evaluada, diagnosticada y en definitiva, esto haga caer los costos también?
-Con el servicio de inteligencia artificial se van a poder identificar problemas mucho antes, cosa de que el doctor pueda tener un enfoque más preventivo, lo que rebajaría los precios, porque prevenir siempre será mucho más barato que curar.  Al mismo tiempo, será beneficioso para los odontólogos porque la máquina, al saber más de la persona, de sus hábitos y cuán a menudo puede tener problemas, indicará a la persona con qué frecuencia debe ver al especialista y esto le dará más periodicidad en las visitas.

-¿Estas nuevas funcionalidades estarán disponibles para todos los países?
-Sí, lo que haga DENTIDESK debe hacerlo para todos, no para uno en específico. Puede cambiar el lenguaje, pero las funcionalidades tienen que ser iguales.

-En cuanto a los mercados, ¿cuáles serán los prioritarios para el próximo año?
-Queremos seguir creciendo en el mercado latino, que es donde tenemos nuestra fortaleza. Este año, el enfoque va a ser ese y crecer en el americano. A fines de 2019 y tal vez a 2020, podemos mirar a Brasil, que es también nos llama la atención. Al mismo tiempo de crecer en el mercado de Latinoamérica, podemos ir a España, Inglaterra, pero no a toda Europa, no nos deberíamos diluir demasiado rápido.

-¿Qué hace falta para convencer a las personas de adquirir un software dental?
Para mí, el software no debe ser visto como un gasto, sino como una inversión. Mucha gente piensa que es un gasto, porque no están viendo las miles de funcionalidades que el software les da y las 20 horas que se están ahorrando al mes y que pueden invertir en mejorar su práctica, ver más pacientes o pasar más tiempo con su familia.

El futuro está llegando y es digital. Ya muchos países están implementando reglas, donde es mandatorio tener una ficha médica electrónica y es algo que no va a ir hacia atrás, no se va a volver al papel. Para el joven que está acostumbrado a la tecnología le es mucho más fácil adquirir ese pensamiento, entienden que el software les va a facilitar la vida.