fbpx

Los niños muchas veces asisten con miedo a la consulta dental, temor a lo desconocido, a esos extraños instrumentos y vestimentas, por lo tanto el espacio en que serán recibidos debe ser considerado muy importante al momento de comenzar a proyectar nuestra clínica.

Ya hablamos anteriormente de diseño de clínicas dentales, evidenciando cuales son los factores principales a considerar al momento de ambientar los espacios de una clínica odontológica para adultos. Pero, ¿que pasa con los pacientes más pequeños?
La diseñadora de interiores Berta Demetrio, quien ha diseñado diversas consultas del área de la salud, nos entregó algunos consejos sobre cómo pensar y decorar una sala de espera para niños y nos explica el porque esto debe ser un espacio «contenedor».

Por qué “contenedor”

Cada uno de nuestros hijos es un ser único. Nos encontramos con pequeños introvertidos que no se atreven a jugar, otros más sociables que siempre van a querer interactuar con otros niños y otros hiperactivos que va a buscar espacios más estimulantes para él. Por lo tanto, el espacio en donde esperan debe ser versátil; esto es, un espacio que permita diferentes usos (lectura o juegos, entre otras actividades). Dentro de la distribución total del espacio y proyección del diseño de nuestra clínica, se debe considerar un porcentaje importante destinado a sala de espera. Para esto es sumamente importante conocer la carga ocupacional de la clínica, evaluar la cantidad de profesionales que atienden y cantidad de pacientes que asisten para hacer una proyección real del proyecto.

Sala de espera para niños consulta dental
Ejemplo de sala de espera para niños en una consulta dental

Explorando el lugar, probando las distintas instalaciones.

Esto lo definiría a través de rincones + centro de interacción, lugares versátiles para abordar las distintas personalidades de nuestros hijos. Lo importante es bajar su ansiedad.

Los rincones, pueden ser definidos por los sentidos, como la vista, olfato, sabores, sinestésica a lo cuál sería ideal definir un rincón o un espacio para cada uno de ellos; por ejemplo; el  rincón de lectura, juego de roles (jugar al doctor, le va a permitir experimentar del otro lado), rincón de los sonidos y centro de interacción para que interactúen con otros niños o los padres.

La distribución es muy importante a considerar en el diseño:

  • Recepción.
  • Recorridos del espacio.
  • Espera adultos.
  • Ubicación del ÁREA DE NIÑOS.

Marcar o definir este “Espacio Contendor”, se puede lograr por medio de la iluminación, a nivel de un diseño o textura de piso, elemento marcadores en el cielo, pero evitando dejarlos cerrados para que lo padres tengan siempre a la vista en que están sus hijos.

Respecto del color, estos deben invitar a la tranquilidad, confianza como el azules, verdes y sus derivados. El rojo o el amarillo, al ser colores más estimulantes, sugiero trabajarlos en un porcentaje muy bajo en el espacio. Respecto del mobiliario, sea de acuerdo a la ergonomía de ellos, los materiales deben ser de fácil limpieza y mantención, juegos incorporados al diseño de la sala de espera, integrarlo al muro como por ejemplo muebles, formas interactivas, muebles mecanos; en fin, dependerá del diseño y concepto que se quiera plasmar en el espacio.

Si bien la tendencia a nivel mundial es el uso de espacios o rincones interactivos, lúdicos en donde ir al doctor sea una experiencia entretenida y no traumática, en Latinoamérica aún son mayoría las clinicas que no se preocupan de diseñar una sala de espera pensada para niños. En muchas ocasiones he debido diseñar espacios de espera para adultos y niños, en espacios poco adecuados para desconectarse o distraerse, pero en las clínicas que si lo han hecho, es gratificante ver como los niños disfrutan de ese espacio y también como mejora su disposición al momento de entrar a atenderse con el doctor o doctora.

Puedes revisar todo el trabajo de Berta Demetrio visitando su página Facebook y su perfil en Instagram.

Share This